sábado, 7 de junio de 2008

Lo sabía, el visitante cien soy yo mismo

Estás cosas solo me pasan a mí. Soy tan idiota que llevo toda la tarde sin entrar, para no joder mi propio concurso y llego ahora y la cago. Muy propio de mí y de mi blog. Bueno pos nada me regalare a mi mismo mi propio post (Manda cojones)

En cierto modo es un circulo que se cierra. Porque mi concurso era un anhelo que arrastro desde hace dieciseis años. Yo siempre quise ser el visitante cien mil de la Expo´92. Recuerdo perfectamente haberlo visto en el telediario de la uno, en una siesta en mi pueblo. Un señor medio calvo entra por la puerta y Curro, esa maravillosa mascota, le espera tras los torno, le da un largo abrazo y unas azafatas le cubren con globos de colores. Era el visitante cien mil de la Expo de Sevilla, no sé que privilegio daba aquello, pero para mí ser el visitante cien mil era el cielo, el sumun, el paraiso, el subidón total.

Desde entonces siempre que alguien me pica la entrada de algun acontecimiento, espero que tras la puerta estén las azafatas con los globos esperandome. Pero eso, obviamente nunca sucede. Creo que ni si quiera Curro ha quedado en la memoria colectiva. Una lastima, la verdad.

Bueno, pues ese era mi sueño y quería regalároslo a alguno de vosotros, pero como soy así de torpe.... Aun así agradeceros otra vez a todos los que me leéis. Hoy quería hacer especial hincapie en aquellos que juegan al rollo de comentar siendo anonimo o con seudonimo. Sois unos crack, porque no sé si tengo muchos lectores, o el mismo lector, que le gusta ser anonimo o incluso que me estuviera leyendo algun escritor al que admiro. Ahora no espereis que sepa quien sois, porque mis dotes detectivescas se parecen a las de Colombo, pero a las del último, al que se emborracha un domingo por la mañana en Rodeo Drive.

Por último, a lo mejor he estado algo incongruente, pero acabo de llegar del concierto de Emir Kusturica en el festimad y traía tal subidon de adrenalina, que en cuanto he caido en mi silla de escribir, me he quedao como un zombi.

Hasta mañana.

2 comentarios:

Amanda dijo...

A mí siempre me han gustado ese tipo de concursos que la gente hace en sus blogs, foros, fotologs, myspaces...

Es una bonita forma de sentirse especial...

yo, como no tengo visitantes, no puedo hacer concursos!
he publicado mi última entrada desde el water de mi casa, porque a mí no me da miedo!

vamos, que nos vamos!

J dijo...

La ley de Murphy que es muy puñetera y produce estas cosas: que uno espere al visitante número 100 y se convierta en él. Pero eso es también divertido. Decías que nunca te había tocado nada, pues que mejor que ganar el premio del "visitante número 100".