jueves, 18 de septiembre de 2008

Romper con un guión

La cosa más parecida a terminar un guión, es romper con una chica. Y aunque esto parezca el principio de un monologo del club de la comedia, no lo es. Es una verdad como un templo. Para todos los que no hayáis terminado nunca un guión ( o hayáis roto con una chica) os lo explico.

Tu vives enganchado a ello, todo gira en torno a tu pareja (En este caso el guión). Le dedicas horas, sacrificas muchas cosas por estar con ella, crees que has encontrado lo que necesitas, pero de repente, sin saber muy bien por qué todo se acaba (Los famosos plazos de guionista).

Y es entonces cuando aparecen todos los sindromes tipicos de la ruptura: Piensas que ahora estará con otro y que no lo entenderá, que solo tú puedes saber lo que necesita. Pero sabes que lo mejor fue dejarlo marchar, era el momento.

Entonces llega lo más duro, deshacerte de las costumbre. Aun sigues levantandote pensando en ella, en que el final es demasiado corto y que habría que darle más oxigeno, pero entonces ves la pizarra vacía (Trabajo con una pizarra-chorcho, un gran invento para guionistas) e intentas hacer como que no te importa. O escuchas una frase en el metro y piensas: esos iría perfecto para el cierre de la secuencia 39, pero ya no sirve de nada.

Poco a poco nos hacemos a la nueva vida, pero para eso tenemos que gastar el tiempo en otras cosas. Antes invertias todo tu tiempo en estar con él, incluso renunciabas a hacer otras cosas por quedarte en casa y hacer que todo fuera bien. Así que después de todo ese tiempo encerrado con él, vuelves a salir con los amigos, vuelves a ir a conciertos, etc y en las noches de borrachera, aun te acuerdas de aquella secuencia que quitaste y ya no volvera.

Luego aparece la envidia. Ves a otros con su pareja y no puedes evitar sentirte como una mierda. Durante la elaboración del guión procuro no ver peliculas para que no generen dudas en mi relación, pero cuando he terminado no paro de verlas, por todas partes y encima todas me parecen buenisimas. Eso es lo que yo quiero para mí, me digo.

Y Por último aparece las dudas; podía haberlo hecho funcionar. Si hubiera puesto más empeño, si me hubiera esforzado más... Aquél día no tenía que haber escrito aquella secuencia, venía cabreado por otras cosas y lo pague con ella. Y además siempre cometo los mismo errores, relación tras relación, me pasa lo mismo y nunca aprendo a cortar el dialogo !Pero por qué me pasa eso!

Pasamos una semana hundidos en la mierda, sentimos que no podemos ir para atrás y pero que tampoco hay nada delante.... hasta que lo hay. A la semana algo se cruza por delante de nosotros y volvemos a sentir "mariposas en el estomago" . Entonces olvidamos todo lo pasado y somos de nuevo los mismo escritores enamorados, con la mejor historia de todo el mundo.

Solo hay una cosa distinta: La ruptura. En cualquier relación el momento en que tienes claro que aquello a acabado es lo peor, para un guionista es todo lo contrario. Cuando encuaderna su primera versión y se la da a alguien, sufre una especie de euforia espectacular que no es capaz de reprimir. Dura solo unas horas, pero es increible, sientes que nada te puede parar. Y eso solo viendo la portada de un guión ¿ como será ver los titulos de credito de tu pelicula? Eso suena más a divorcio después de todo un vida casados.


Yo acabo de romper con un guión del que estaba tan enamorado y que me ha traido por el camino de la amargura. El día antes de romper, no pude dormir, pensando si aun podía hacer algo.

Guión te echo de menos, sin ti, ya nada es lo que era.

3 comentarios:

Mariana dijo...

¡Pero si te la queda aún la rescritura...!

Y esto no es como esas parejas que no acaban de romper y se acuestan una y otra vez. No, no es lo mismo ;-)

¿Y lo bien que se vive sin los plazos de entrega, qué? Eso sí es vida.

Aunque confieso que soy incapaz de sacar la escaleta de mi ventana (la tengo pegada con celo, es muy cuca).

Es lo bueno de escribir cuentos.

Anónimo dijo...

Oye tú, qué pasa qué pasa??
Escríbete algo, no?
Que tengo pensado un concurso de microrelatos guays...
Bueno, muy pensado no está, pero para que veas que no sólo te echo la bronca...
Ah! Te sigo queriendo, eh?

Corra dijo...

Deseo cumplido anonimo.

P.D: Pa cuando esos microrelatos.