miércoles, 13 de agosto de 2008

Filósofos de Barrio 2, la venganza de la litrona.

Bueno pues este post es explicación del anterior (Que no has leido el anterior, pues ya estás dando vueltecitas a la ruedecita del ratón) Ya... Bien, sigamos.

El post anterior es todo mentira, no existe J., ni M., ni la residencia tiene azulejos. Pero es que quería juntar dos de las cosas que más me gustan en el mundo: Tumbarme en el cesped del Parque en las noches de verano, contando historias sobre cosas que pasaron hace años e Inventar teorias sobre lo divino y lo humano, pero de tal forma que todo el mundo pueda entenderlo. Como si fuesemos chicos de barrio.

Las dos cosas se juntaron en mi noche de ayer y me dió mucho gustito: La primera ocurrió como siempre ocurren las cosas buenas, sin mucha planificación. Fui a ver a una amiga (Que tiene el morro de utilizar ahora letra de DNI) que es de una generación posterior, tiene seis años menos, y allí estaban todos sus amigos, a los que conozco por diversas cuestines que no vienen al caso. Sentados en el cesped, con un pobre carton de vino y unas mochilas con apuntes y barajas de cartas, sin nada que hacer salvo estar juntos hasta la medianoche. Yo en seguida me los lleve a mi terreno y comence a contar historias. Ellos me lo agradecieron contando más, así hasta que empezaron a contar historias de su instituto; profesores que se pasaban el día mirando el escote de las quincieañeras, repetidores que bailaban tangos en mitad de una clase, cambiazos de tizas por tampones en la pizarra... Yo de pronto me di cuenta que llevaba una hora sin hablar. Estaba extasiado viendo aquello. Era una explosión de contadores de historias, sin paliativos. Entonces caí en la cuenta; Lo que me gustaba es que, aunque hacía años que no me tumbaba en el parque de aquella manera, aun era uno de ellos. Y que queréis que os diga, uno siempre será un Filósofo de Barrio.

Por otro lado, ayer me llamo mi amiga Isa, que es guionista de Impares (Vuelvo a publicitar, verla y subir el share, que está muy bien) y que me hizo recordar que hacía poco le había contado su teoria del azulejo sucio a una de mis amiga, y le había entusiasmado. Entonces decidí robarselo para el blog(Isa, si lees esto, hay que registrar las teorias absurdas, que luego vienen tipos como yo y te las quitan), pero aunque es robo, no es hurto. Porque los Filósofos de Barrio tenemos el derecho de utilizar las teorias de otros para explicar el mundo, siempre y cuando sean de nuestro gremio. Y mi amiga Isa, aunque siempre ha sido muy centrica, es una gran Filósofa de Barrio.

4 comentarios:

jesus dijo...

jejeje.
Vuelvo a ser asiduo a tu blog campeon.
La verdad es que no tengo mucho mas que decir que gracias por la tarde de ayer.
Y que la frase te quiero se la merece cualquiera que te haga pasar un buen rato y cualquiera que merezca tu confianza Corrita.No te lo voy a decir,pero espero que de aqui en adelante nos veamos mucho mas.
Un abrazo enormee

burbuja de champagne dijo...

Hola Corra he llegado hasta tu blog por recomendación y creo que voy a guardar rencor al recomendador/a para siempre puesto que me va a costar el puesto de trabajo en dos días me he leido todos los post y me meto cada 10 minutos para ver si has añadido algo!!!.
Me ha gustado practicamente todo lo que he leido aunque haré algunas menciones especiales en próximos comentarios. Un saludo.

Anónimo dijo...

jajajajaja, pue siiii yo flipe...dije ostia! q el corra no abla!!! x eso decia venga corra cuentat tu alguna d las d tu tuto...jajajaja
m lo pase mu bien ese dia!! bueno ese y siempre q estoy contigo m lo paso bien!!! tenemos pendiente un partido d futbol dentro d poco...ablamos pa qdar!!! un abrazo mu fuerte compañero!!!

Anónimo dijo...

Nosequenosecuantitos....

Qué bonito todo esto amigo!!
Y los azulejos???
No quiero contarte...
I miss you!!!