martes, 27 de mayo de 2008

Enfermizo

Sí, soy hipocondriaco. No un hipocondriaco rollo Woody Allen, que siempre se pone en lo peor. Soy un absorvedor de enfermedades. Si alguien a mi alrededor sufre alguna enfermedad, yo, al segundo muestro los mismos sintomas. Pero solo con enfermedades de estar por casa. En los hospitales donde he estado mil veces, jamas absorví ningun sintoma. ¿Seran los hospitales mi criptonita?

La semana pasada mi madre sufrió una infección de garganta y estuvo varios días en la cama. Y yo, tras pasar todo el finde de fiesta, me he levantado con fibre y sin poder tragar. Todo el mundo ha en mi casa ha pensado lo mismo, tu madre te lo ha pegado, un par de días en cama y ya esta. Todo el mundo lo ha pensado menos yo. Y si no tengo nada y si estoy hipocondriaco. Seguro que el termometro miente, seguro que está tos es de pega y lo hago porque no quiero leer mi guión en clase. Seguro que duermo todo el día porque estoy cansado de tanta fiesta. En fin, todo enfermizo.

La razón de toda esta mierda la tienen mis hermanos (Sí, Ivan ya que lees mi blog, no te vás a ir de rositas) Durante toda la infancia mis hermanos, mayores que yo, jamas se creyeron ni una sola de mis enfermedades. Me recuerdo perfectamente metido en mi cama, sudando como un cerdo y ellos entrando por lo puerta cantando una canción pegadiza y facil de aprender: Cuenti-tis!!!! Cuenti- tis!!!! Yo lo pasaba fatal y como era un niño mimado, llamaba a mi madre para que viniera a protegerme. Esto solo provocaba una cosa, que los dos aumentaran el tono, como para que lo escucharan los sordos de Fuenlabrada. Así durante toda mi vida. Total que cuando una enfermedad ataca mi debil cuerpo de Somalí. Lo único que resuena en mi cabeza es: Cuenti-tis!!!! Cuenti- tis!!!!

La verdad es que solo he sido consciente una vez de que mentía para quedarme en la cama. Fue durante mi último curso de instituto. Estabamos a punto de ir a la selectividad e ibamos día y tarde al insti para prepararnos. Bueno, esa era la teoria, la verdad: ibamos a ver a nuestros colegas. Yo siempre dije que mi clase del insti era como un bar donde te reunes con tu colegas todos los días, pero sin pagar nada y donde puedes hacer muchas más gamberradas. Bueno el caso, que yo estaba cansado de ir tanto rato a perder el tiempo. Así que un Martes, me acuerdo perfectamente, me levanté, me duche, me vestí y salí hacia el insti. Pero en mitad del camino me di cuenta de que no tenía ni puta gana de ir, así que me di media vuelta y fingi un dolor de cabeza espantoso. Recuerdo que me tumbe en mi cama y vi seguidas "Jhonny Guitar" y "El cazador" que las tenía grabadas de la tele. Fue una mañana estupenda.

Por último decir que no todo es hipocondría en mi vida. Tengo una enfermedad diagnostica y de la cual estoy muy orgulloso. Se llama Distonía del escribiente. Pero sobre por qué estoy orgulloso de ella y por qué me da mucho cache hablaré otro día.

Buenas noches amiguitos. Especialmete a los que dejais comentarios y más especialmente a la chica desconocida que ha dejado un comentario. Esto de internete mola, gente misteriosa me lee y encima les gusta lo que escribo. Par diez que mundo.

P.D: Perdón si he dicho muchas incongruencia, pero creo que tengo fiebre.

P.D 2: efectivamente he escrito una incogruencia, releyendolo veo que he empezado hablando de mí hipocondría como si fuera un agujero negro y luego sin ton ni son he saltado a porque escucho una cancioncilla cuando enfermó. Les ruego me perdonen. A ver si mañana escribo algo más decente.

2 comentarios:

Julia dijo...

Eeeh... la desconocida soy yo?

Ciertamente es de mala educación no decir desde donde llega una a los sitios, y esta tarde mi compañera de piso y yo hemos llegado hasta tu blog desde el de Guionista con Ray-ban, que te anda publicitando ;)

Saludos.

Amanda dijo...

:D