sábado, 31 de mayo de 2008

Balones invisibles

Ya sé que alguno tan friki como yo, estará pensando en el (unico) cuento de ciencia ficción sobre futbol que escribió un argentino. Pero no, sintió desilusionaros, voy a hablar de mí ( Sí, otra vez)

Bueno, pues resulta que debo ser el único español en estos día que al jugador de Baloncesto que más envidia no es Pau Gasol. Nunca he querido ser un Lakers. Yo como siempre he querido ser es como es como Sergio, base de los Portland que juega dos minutos de media. Le tengo envidia por muchas cosas; por jugar en la Nba, por ser uno de los perdedores con más talento de la liga, por haber jugado en mi Estudiantes, porque juega tal y como yo quería haberlo hecho toda mi vida. Pero nada de eso me da tanta envidia como lo que dijo en una entrevista hace tiempo; "Cuando era niño, mi vecina tuvo que mudarse porque no soportaba oirme botar la pelota todo el dia" Le dejaban votar el baón en casa!!!!!!!!! Ese ha sido uno de mis sueños de siempre. Poder jugar con la pelota en casa, amagar a las paredas, dar pases invesomiles contra el armario, entrar a canasta contra los marcos de las puertas... Dios (Para los no deportivos, aquí acaba el rollo baloncesto)

Bien, pues mi madre, logicamente me lo prohibió. Pero yo no ceje en mi empeño, así que empecé a jugar con mis balones invisibles. Quien me conozca seguro que me ha visto alguna vez hacerlo; botar con la mano derecha mientras corro, sin nada en mis manos, lanzar a canasta en mitad de la calle, pasarme la bola por detrás cuando alguien se me cruza en la calle. Sí, amigos estoy un poco loco.

Todo esto empezo en mi infancia, para no contradecir a Freud. La cosa era sencilla, yo tenía pocos amigos, así que jugaba solo. A todo. Esto nunca hizo que me divirtiera menos jugando, al contrario, pudé crearme mis propios mundos que solo entendía yo. Os hago un lista:

- Empiezo por el baloncesto: A parte de los balones invisibles, tenía una pequeña canastita en el trastero. Bien, pues yo me hice mi liga, con mi equipos y mi jugador estrella, Morrisein. Un canadiense de dos metros que jugaba de escolta. Bien pues cada tarde, retrasmitia cada partido de Morrisein y su equipo. Esto salpicado con sus allstar, sus concursos de mates y sus tiros en el último segundo, que repetía una y otra vez hasta que entraban. Recuerdo que nunca nada me jodio tanto, como cuando mi hermano I. deció irrumpir en plena final del campeonato mundial de clubs, para jugar conmigo. Obviamente la final se tuvo que aplazar.

- Los mosqueperros: Era uno de mis juegos favoritos. Como muchos sabeís, de pequeño yo era un fanatico de todo lo que tuviera que ver con los 3 mosquerteros. Me flipaba Gene Kelly, saltando de lado a lado con sus mallas y su espada. El caso, que yo por no ser menos, me ponía mi camiseta de los mosqueperros, sacaba las espadas de primera comunión de mis hermanos y ya estaba en la francia del siglo XVII. Mi aventura siempre era la misma rescatar a la dama en apuros. Y eso solo se lograba de una manera luchando, saltando de cama a cama en mi habitación. Tengo que decir que nada me dió más verguenza que el día que intentado escalar para atrapar al malvado, tire una estantería y todos los libros cayeron sobre el almohadon de mi cama. Yo, para librarme, mentí. Dije que estaba leyendo y que de pronto todo se me vino encima y me libre por un pelo. Ese día todo el mundo me trato genial. Yo mientrás solo pensaba que el malvado se habñia escapado, porque me había despeñado por un acantilado.

- Los G.I Joe: Tengo que decir que tenía una gran coleción de muñecos de estos y que jamas disparé un solo disparo con ellos. Entonces esto me avergonzaba, porque todos mis amigos jugaban con ellos a ser James Bond, pero a mí esto me abrurría soberanamente. Así que los utilice para lo que realmente me apasionaba, La Liga de Futbol de Muñecos. Cogía las porterias des Subbuteo y una canica, me tiraba en mi habitación y cada tarde organizaba mi propio Estudio Estadio, es decir el resumen de todos los partidos de la jornada. Con esa liga sufrí grandes momentos; El leganes ganando por fin una liga, Alemania expulsado del mundial por juego sucio. Y tambien vivi penosos momentos; La final del mundial perdida por España (Maldito gol en el último minuto) y sobre todo la terrible lesión de Victor. Victor era el media-punta derecho de la selección y el hombre con más talento de toda la liga, pero una tarde aciaga, una entrada a destiempo de un defenso hizo que su maravillosa pierna derecha se desprendiera del resto de cuerpo. Quiza con él, España hubiera ganado aquel mundial. Lastima.

Podría seguir así otro rato, porque durante mi solitaria infancia invente e invente juegos para una sola persona. Entonces me hubiera encantado tener más amigos y que me llevaran a sus casas para jugar a policias y ladrones, pero que quereis que os diga, sin aquellos juegos absurdos mi imaginación, no sería la de ahora y eso sería una gran perdida para la humanidad.

Besos y Abrazos, para todos; para los engachado al blog que no decis nada (Chechu sé que lo lees, manifiestate), para los conocidos que comentaís, para los desconocidos que tambien comentais (Gracias por vuestro apoyo) , para los anonimos que me insultan y luego me quieren... En fin para mi gran familia Blogera.

3 comentarios:

Chënchi dijo...

hecho de menos mis bocadillos de nocilla viendo connan!!!

Chechu dijo...

Cada vez que Mazinguer Z decía: ¡¡PUÑOS FUERA!! Y me levantaba y los lanzaba,era todo un clásico en mi casa jeje.
Memanifiesto pues en el fondo soy un mandao a sus ordenes señor mio.
Me podría tirar horas leyendo tus cavilaciones,recuerdo y trocitos de vida,no miento ke no estoy acostumbrado.Es la verdad.Te admiro caballero,tienes el poder de engancharme,creo que me estoy empezandoa enamorar jeje.
Gracias por referirte a mi en este tu espacio.
Un abrazo enorme Corrita.
Sigue escribiendo que soy dependiente de tus letras.

Anónimo dijo...

Tío, yo hacía eso con los GI Joe, con una canica también, pero las porterias me las fabricaba con lego. La movilidad de esos muñecos daba para jugadas y remates espectaculares. Me hizo gracia leerlo, y simplmente quise comentartelo, porque me ha hecho recordar. Aunque no creo que llegues a leer esto. Abrazos.