domingo, 7 de marzo de 2010

Dinamarca,dinamarca,di-na-mar-ca!!!

En la vida, como en los bueno guiones, los grandes giros no se producen por grandes momento, al reves, son los cosas comunes las que desembocan en grandes cambios. Como ejemplo mi vida. Digamos que quien me iba a decir que ir a comprar un chándal con ocho años, pudiera desembocar en que uno acabe viviendo en Dinamarca (sería como la teoría de que el aleteo de una mariposa en Australia puede crear un huracán en Brasil pero en versión leganense) Pero así ha sucedido. Quizá el que este escribiendo este mismo post, pueda cambiar mi vida dentro de 20 años, pero esa será otra historia que tendré que escribir, ahora volvamos a mi chándal.

Yo quería un chándal de tactel, ahora mismo solo lo usan los yonkis y ciertos modernos que idolatran a Locomia, pero en aquella época, principios de los 90, estaban muy de moda. Tanto como para que insistiera durante semanas a mi madre, hasta que al final cedió. Pero las madres, como sabias que son, cedió justo cuando empezaba las rebajas en la tienda Trim (tienda de deportes altamente conocida en Leganés, porque en tiempos era la única en el barrio) Y como sabía que sigue siendo mi madre, pues también engancho a mi hermano, algo más crecidito pero no lo suficiente para evitar la tentacion de un chandal de tactel nuevo, y nos fuimos para allá.

Tras elegir nuestros sendos chandals (sé que se dice chándales, señores de la academia, pero me parece una palabra de sonoridad tan fea como excretar o zurrullo) Bueno pues tras elegir los chandals, la señora de la tienda nos dijo que tenia una oferta de películas al dos por uno. Mi hermano y yo pusimos cara de angelitos y mi madre, dado que era una rebaja, volvió a ceder. Había un carro inmenso de VHS, en el que recuerdo que había algo de Michael Jackson, pero yo vi una película y rápidamente supe que era la que me iba a llevar a casa: Ratboy. La película trataba sobre un adolescente que era mitad rata,mitad niño, el guionista no contento con esto decidió que el tono iba a ser el de un drama sentimental. Sin duda, una de las peores películas que he visto en mi vida.

Por suerte, mi hermano, futbolero como era, se decidió por un documental, algo nunca visto con buenos ojos por un niño, pero...era de fútbol. Del mundial de 1986 para ser más exactos. Sí, el mundial de Maradona, la mano de dios,etc...pero esa no es mi historia. Tras una semana intentando irremediablemente, no sucumbir en que mi hermano había elegido mejor que yo, me decidí a ver "El heroe" que es como se llama el documental. Sobre todo porque en la portada aparecía Hugo Sanchez, mi jugador favorito en aquellos tiempos.

No recuerdo muy bien como me sentí cuando lo vi por primera vez, lo que sé es que poco a poco se convirtió en mi película espejo. Me explico, todos los niños tienen una película, generalmente de dibujos, que se saben de memoria y mientras la ven repiten los diálogos uno por uno, porque se la saben de memoria. Bien, pues junto a "Mira quien habla" esta era mi película espejo. Me sabia todo lo que decía el narrador, especialmente una parte que empezaba:

"Dinamarca nunca se había clasificado para una fase final de un mundial, pero..."

Como si de un cuento se tratará, así comenzaba la andadura de Dinamarca en aquel mundial. Y como buen amante de los cuentos, yo también me enamoré de aquella cenicienta roja y blanca. Cómo no hacerlo, tocaban el balón de un lado otro siempre sonriendo, siempre como si fuera lo más divertido del mundo, siempre con miles de aficionados gritando "baygalo,baygalo", que no sabia que significaba pero sonaba genial.

Y, visionado tras visionado, fue creciendo en mi mente infantil un ideal de país con el nombre de Dinamarca: Galletas danesas, Hans Christian Andersen, Vicky el Vickingo, los Lego, campos verdes con mujeres con Cofia, Dreyer, los milagros, las bicicletas son para el invierno, Calsberg, los pescadores de atún rojo, el Club de Futbol Odense cuyos jugadores eran obreros,pero que echaron al Madrid de la Uefa, las maquinas de coser (que no puede que no sean de allí, pero siempre me lo han parecido), Kierkegaad, las bicibletas y aquella vez que mi padre volvió de Copenhague diciendo: "son otra cosa"

Por eso, este invierno al tener que rellenar mi solicitud erasmus, no dude un momento. Copenhague, mi destino.





P.D: Dinamarca no gano el mundial a pesar de jugar mejor que cualquiera, incluido la argentina de Maradona. Lo eliminó un sucio equipo en una calurosa tarde de Queretaro, con cuatro goles de un delantero canijo llamado Butragueño ¡Que injusticia!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Coincido contigo en que son los pequeños detalles los que cambian nuestra vida y no "las grandes decisiones" (yo también recuerdo especialmente el día en que me compré mi chandal Adidas azul y amarillo y mi hermano su chandal Puma rojo en Deportes Castro en la calle Juan Muñoz... aunque este hecho no cambio sustancialmente mi vida)

sixtyboy dijo...

de la nada encontre tu blog, muy bueno porsiaerto.
yo tambien estoy comenzando a escribir pero aun no publico nada, pero ya muy pronto. un gusto.
saludos desde lima

Kureka dijo...

Corra!! Tienes un seguidor internacional!! Qué alegria!! No digo que no haya otros muchos, que seguro que los hay, sólo que no comentan..

Yo también pienso que así es la vida y sin embargo ¿Lo importante es Copenhage? Y entonces es el chandal y aquel recuerdo de infancia ¿O "el valor para marcharse, el miedo a llegar"? Y entonces es un gran momento, un gran giro de guión. Algo de los dos tiene..¿no?

En fin: Dinamarca, Dinamarca, Di-na-mar-ca!!!

Abrazos.

Andre. dijo...

jajajaja vale, xDDD
me he metido en unblog de estos que tienen23'4934583409584395 seguidores, he visto los comentarios, y había uno de una chavala ke hace milaños no escribía, puso su blog, m volví a meter para ver que ponía, di a blog siguiente y leo: soy de leganés, escritor y del atleti.
Increible. Apareciste.
jajaja yo también soy de Madrid!!
y también soy del atleti!!
Y no sé si soy escritora o un intento vano, pero tengo blog!
muy guay la ultima entrada (la única qu he leido^^)

Rosana dijo...

eres el mejor...y seguro que todavia tienes guardado el chandal de tactel...y el de tu hermano!
y tengo pocos recuerdos de los partidos de futbol que he visto, pero no se porque del que mas me acuerdo es del dinamarca-españa del mundial de mexico. lo vi de noche, con dos de mis hermanos y aunque fue genial pq ganamos, no podiamos gritar en los goles pq eran las 2 o las 3 de la madrugada y nuestros padres estaban durmiendo!!